Negocios

¿Para qué decir ‘yes’ a todo, si no nos paran bola?

Abogado, coronel retirado.

MÁS INFORMACIÓN

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado

?Le pusimos candado a los chinos por miedo a los fulos y nos quedamos sin chicha ni limonada. Nuestro Tío Conejo sufre de ?aguevation army geopolítico?.?

En la selva geopolítica hay, como en la fauna, todo tipo de animales. Entre ellos destacan y mandan los leones. EUA, China y Rusia, entre los principales. Luego, hay jaguares, también muy fuertes, pero menos que los leones: Japón, Alemania, Inglaterra, Francia. India y otros son fuertes, pero menos peligrosos.

En ese concierto ubico la geopolítica. Me llamó la atención que un católico decente como Biden, en meses pasados, la agarró contra Putin, utilizando adjetivos realmente agresivos, casi insultativos, queriendo arrastrar a Europa. El líder ruso le respondió mesuradamente con más diplomacia y tacto: una lección. Luego, en una cumbre de potencias en Europa, los vi sonrientes, estrechándose las manos. Vivimos una ?guerra tibia? entre esos leones.

Omar Torrijos, ese simple bachiller y militar, nos legó unas lecciones que debemos refrescar. Siendo nosotros en ese zoológico humano más bien un simple conejo. El general se aprendió las lecciones famosas del ?Tío Conejo?, que jugaba con los leones y tigres en base a pura astucia. Antes de su obra magna -los Nuevos Tratados-, se puso a joder al león de la Metro de distintas maneras, mientras le exigía los nuevos pactos y el fin del enclave. Una forma -luego de que Nixon nos vacilara prometiendo al enviado Lakas que llegó eufórico creyéndole- fue visitar a casi todos los mandatarios continentales en primera fase de ?internacionalizar nuestra causa?.

Pero molestó más al león: visitó al líder libio Gadafi, entonces apoyado por europeos como Aznar, pero tachado por Washington y, como si fuera poco, fue a Cuba y se retrató con Fidel y una multitud. Ahora bien, luego de ver al árabe fue donde Menagen Begin a Israel y cenaron sonrientes. Luego trajo a Tito al que Washington odiaba. En fin, cuando se pusieron duros e hicieron maniobras militares en nuestras riberas, con tanques y armamentos, ordenó que unos tres mil uniformados nuestros a las horas montaran la ?Operación ¡Ayayay, qué miedo!?. Jodedera al cubo. Pero, nos decía: ?podemos jugar con la cadena, pero no con el león?.

En otros sentidos, en cerro Punta, ante agricultores, dijo una vez: ?Si les consigo una semilla de papa de Arkansas que pegue bien y rinda por hectárea, se las traigo. Pero si de campos rusos nos mandan alguna que rinda más, ¿por qué no aceptarla??. El mensaje era: ?lo mejor para los intereses panameños y punto; ¿no juegan de ese modo las potencias??.

Estas líneas la inspiran hoy la actitud del joven presidente de El Salvador -país que cabe entero en Veraguas-, pero más poblado y pobre. Bukele, luego de aceptar ser parte de una ayuda millonaria de EE. UU., como parte del ?triángulo norte? -donde hábilmente se coló Costa Rica, aceptó una invitación oficial a China y sacó buenos dividendos. Una docena de donaciones gigantescas no reembolsables: un nuevo estadio, moderno y de gran capacidad. Construcción de nueva Biblioteca Nacional, de cristal y varios pisos. Una planta potabilizadora nueva, que extraerá agua del lago Ilopango que solucione el déficit de agua en la capital. El sistema de distribución de agua potable y saneamiento de aguas negras en sector turístico de playas. El circuito de calles peatonales, aceras, parques, malecones y cableado eléctrico subterráneo a lo largo de playas turísticas. La recuperación del Sitio Arqueológico ?Joya de Cerén?. La restauración total del muelle de La Libertad para ser un atractivo turístico internacional con restaurantes y tiendas. Además, una docena de convenios en sectores de agricultura, turismo, cultura, además de otros rubros. Mismo Tío Conejo, hábil y creativo, que aceptó una potente inyección intravenosa en crisis pospandemia de ese león asiático, sin pelearse con el de la Metro.

Por acá, seguimos recibiendo delegados de Washington a los que le decimos ?Yes, Sir?, sin recibir ayudas reales ni inversiones prometidas (Boing se fue a Costa Rica, igual que las sedes regionales del FMI y el BID) y lo harán otras grandes empresas, porque estamos frenados. Altos empresarios extranjeros han dicho: ?nos interesa Panamá, pero huele a corrupción, a burocracia engorrosa y a justicia empañada?. Y el león de la Metro nos tiene desde hace tres años sin un pinche embajador. Le pusimos candado a los chinos por miedo a los fulos y nos quedamos sin chicha ni limonada. Nuestro Tío Conejo sufre de ?aguevation army geopolítico?.

Abogado, coronel retirado.

MÁS INFORMACIÓN

Share this: Haz clic para compartir en Twitter (Se abre en una ventana nueva) Haz clic para compartir en Facebook (Se abre en una ventana nueva) Me gusta esto: Me gusta Cargando… Relacionado