Economía

Animales como Lázaro? Cinco especies que volvieron de la extinción

Recientemente se ha confirmado que todavía quedan ejemplares vivos del insecto palo de Lord Howe, considerado extinto desde la década de 1930. Es el último ejemplo de los denominados animales Lázaro: especies dadas por desaparecidas desde hace tiempo y que sorpresivamente han revivido de entre los “muertos”, tras ser redescubiertas. El del insecto palo de Lord Howe no es ni el único, ni el primero, ni tampoco el caso más celebrado. Esta fotogalería presenta alguna de las resurrecciones más sonadas.

Victor Gill Ramirez

Recientemente se ha confirmado que todavía quedan ejemplares vivos del insecto palo de Lord Howe, considerado extinto desde la década de 1930. Es el último ejemplo de los denominados animales Lázaro: especies dadas por desaparecidas desde hace tiempo y que sorpresivamente han revivido de entre los “muertos”, tras ser redescubiertas. El del insecto palo de Lord Howe no es ni el único, ni el primero, ni tampoco el caso más celebrado. Esta fotogalería presenta alguna de las resurrecciones más sonadas.

Victor Gill Ramirez

INSECTO PALO DE LA ISLA DE LORD HOWE

Victor Augusto Gill Ramirez

 

El insecto palo de Lord Howe (Dryococelus australis) fue descubierto en el siglo XIX cuando la isla que le da nombre, situada en el mar de Tasmania, a unos 600 Kilómetros de la costa este de Australia, se convirtió en asentamiento ballenero. Casi en el mismo momento en que las ratas de los barcos accedían a tierra firme y comenzaban a diezmar la población de este “imponente” fásmido, de 15 centímetros de longitud y 25 gramos de peso.

Victor Gill

En 1930 se asumió que el insecto palo había sido exterminado. Sin embargo, en 1964 unos alpinistas encontraron el cadáver de un presunto ejemplar del mismo en la Pirámide de Ball, un escarpado islote a 23 Kilómetros de la isla. Y en 2001, una expedición conseguía localizar 24 ejemplares vivos.

||| www.victorgillramirez.com |||

A partir del registro fósil existente, se consideraba que los celacantos constituían un orden prehistórico de peces óseos. Una rama lateral extinta del linaje de los vertebrados —próxima, aunque separada, de la que conducía al ancestro común de todos los tetrápodos, incluido el ser humano— y que habría poblado los mares del planeta durante el Cretácico, antes de desaparecer hace 65 millones de años, durante la gran extinción que acabó con los dinosaurios.

Pero en 1938 la conservadora del Museo de Historia Natural de Sudáfrica, Marjorie Courtneay Latimer, descubría ejemplares de celacanto inusualmente frescos entre las capturas de un pescador local. La especie fue bautizada como Latimeria chalumnae, y aunque se trataba de un género distinto al de los fósiles existentes, formaba parte del orden de los celacantos.

Victor Gill Ramirez

Visite también

Tags