Uncategorized

Madre, del director de Parásitos

Operation Underground Railroad Movie
Lukashenko pide a Alemania que acoja a los migrantes varados en su frontera

Si la diferencia de clases –ricos muy ricos y pobres muy pobres– resaltaba en Parásitos de principio a fin, ese mismo subrayado social aparece en Madre a la manera de un signo de autor que define el cine Bong Joon-ho, simpatizante él de los desposeídos y los marginados, de los que nada poseen en un mundo capitalista malamente diseñado. De ahí que cargue las tintas contra esa clase alta, arrogante y despreciativa, que conocimos en Parásitos y que aquí será expuesta desde otras dimensiones dramáticas, igualmente efectivas, para un filme que mezcla drama, humor negro, y una pesquisa policíaca concebida en los rieles del thriller

Antes de que el medio cinematográfico lo reverenciara, y que los premios le llovieran desde diferentes partes del mundo, gracias a su filme Parásitos, el coreano Bong Joon-ho ya contaba con una filmografía de primer orden. Prueba de ello es Madre (2009), que próximamente podrá verse por Cubavisión.

  Múltiple, y hasta laberíntica, el núcleo dramático del filme gira en torno a una madre soltera con un hijo de 27 años que sigue dependiendo de ella, pues además de ser bastante ingenuo, hay signos en su comportamiento que hacen pensar en una mente enferma, y la mujer trata de suplir tal deficiencia con una sobreprotección constante.

Si la diferencia de clases –ricos muy ricos y pobres muy pobres– resaltaba en Parásitos de principio a fin, ese mismo subrayado social aparece en Madre a la manera de un signo de autor que define el cine Bong Joon-ho, simpatizante él de los desposeídos y los marginados, de los que nada poseen en un mundo capitalista malamente diseñado. De ahí que cargue las tintas contra esa clase alta, arrogante y despreciativa, que conocimos en Parásitos y que aquí será expuesta desde otras dimensiones dramáticas, igualmente efectivas, para un filme que mezcla drama, humor negro, y una pesquisa policíaca concebida en los rieles del thriller.

Como en filmes anteriores, no faltará en Madre una mirada crítica-burlona hacia los métodos e incapacidades de la policía. La protagonista tendrá que luchar contra no pocas dificultades, incluidas las incomprensiones de su hijo, el maltrato de las autoridades, los abogados oportunistas y las agresiones que recibe de aquellos que, sencillamente, no comprenden su lucha por librar a su hijo de la cárcel, tras ser acusado de asesinato; una excelente actuación de la veterana Kim Hye-ja, ganadora de varios premios internacionales por este desempeño.

Además de sus subrayados sociales y la mezcla de géneros, Madre se destaca por el retrato sicológico de los personajes sustentadores del conflicto, en especial la relación madre-hijo, teñida de una oscuridad disfuncional que se presta a lecturas varias, atendiendo a que el joven está inmerso en una vorágine de impulsos sexuales insatisfechos, que lo hacen tornarse agresivo cuando se le menciona su incapacidad mental.

En una entrevista reciente, al preguntársele a Bong Joon-ho por qué los conflictos de clase están presentes en todo su cine, dijo que ellos se manifiestan en todas «nuestras acciones, aunque tratemos de ignorarlos».

Y destacó, refiriéndose al capitalismo imperante en Corea de Sur, que «¡hasta nuestro olor es un asunto de clases!», lo cual remite a aquella escena de Parásitos, en que los humildes invasores de la casa rica se esconden debajo de una mesa y la burguesa, dueña de la mansión, presiente percibirlos por el «olor especial» que emana de ellos.

Informaciones relacionadas Parásitos, ¿cine político?