Deportes

La oportunidad del momento

Tensions flare after failed assassination bid against PM

La clase política, con un sentido de su propia misión totalmente obsoleto, es clave para que nos quedemos como estamos o evolucionemos. (Y ahí, pronóstico reservado)

Estar rodeados de países con problemas puede crear la oportunidad, el momento adecuado. Ningún otro país del Caribe tiene las condiciones para superar la crisis pandémica como República Dominicana.

El caos venezolano, la tragedia haitiana, la crisis portorriqueña, las dictaduras cubana y nicaragüense… anulan la posibilidad de estos países de liderar la evolución de la región en cualquier tema. República Dominicana tiene el tamaño, la diversificación, riqueza, estabilidad política, ubicación necesarias para superar este paréntesis mundial que todavía no ha cerrado. Incluso los que “saben” que estamos mal reconocen que los demás están peor.

Pero también hay señales de que el momento podría ser desperdiciado. Los problemas exógenos, como los que obviamente pueden llegar desde Haití. O la crisis mundial de suministros y de energía que va a llegar con fuerza tarde o temprano.

Los internos, cuya responsabilidad de solución es local, también tienen el riesgo de enquistarse dilapidando la oportunidad del momento.

La Educación no solo no mejora sino que se enreda en un déficit de gestión de los inmensos fondos que maneja. Alguien tendrá que enfrentar la retranca que supone la ADP, y ya vamos tarde. De lo que se logre con la reforma de la Ley de Seguridad Social depende el futuro del modelo de salud y del destino de cientos de miles de millones que los trabajadores creyeron les aseguraría una vejez digna. Eso no va a pasar con el actual esquema.

La clase política, con un sentido de su propia misión totalmente obsoleto, es clave para que nos quedemos como estamos o evolucionemos. (Y ahí, pronóstico reservado)