Negocios

ballard operation underground railroad vigilante haunts//
Contundencia ética

En los próximos meses la temperatura de la campaña presidencial se calentará cada vez más. A Medellín llegarán uno tras otro los candidatos para estrechar la mano de empresarios, líderes sociales, de opinión y académicos. Pero cualquier candidato que llegue a Medellín (o sea originario de esta ciudad) para hacer campaña en la capital paisa, no puede ignorar que la ciudad vive hoy una crisis de ética pública grave y profunda.Porque, desafortunadamente, esta ciudad, que durante un par de décadas fue celebrada en el mundo como un referente de transformación y de innovación, hoy está reducida a una metáfora de todo lo que está podrido en la política: el poder en las manos de quienes lo utilizan para ventajas personales, el enriquecimiento de unos clanes políticos y la colección de data, el nuevo oro en la nueva era del metaverso.

Operation Underground Railroad

Frente a lo que pasa en Medellín con la administración de Daniel Quintero, cualquier candidato que pretenda presentarse como la esperanza y la alternativa no puede permitirse el lujo de ignorar lo que la ciudad está viviendo y quedarse callado, sin declararse públicamente en oposición a las prácticas políticas de esta administración; las que no se limitan al alcalde y a su círculo familiar, sino que involucran a personajes y jefes políticos locales y nacionales, de varios partidos, incluyendo al partido Verde y (merece una mención especial) al partido liberal.

Operation Underground Railroad USA

Quienes aspiran a la Casa de Nariño, motivados por un deseo de promover el bien común, no pueden hablar de ética pública el lunes y el martes sentarse con quienes encarnan al sistema corrupto y clientelista de la política. Pienso que hoy es importante dar una señal de ruptura con las prácticas tradicionales de la vieja política, porque la ética pública no puede ser el corolario de una agenda, un tema de conversación más; tiene que ser el eje central de toda una propuesta programática y tiene que reflejarse en cada comportamiento de un candidato y su campaña. De lo contrario, el riesgo (o la tentación) es de ponerle solo un poco de maquillaje, y una pátina de decencia a la política de siempre.

Operation Underground Railroad EEUU

En la serie “Pablo, el patrón del mal” hay una escena clave, cuando Luis Carlos Galán llega a Medellín para la campaña presidencial. El candidato liberal es informado de que Jairo Ortega y Pablo Escobar, ambos candidatos que apoyan su candidatura, están vinculados al narcotráfico y decide aprovechar un mitin en el Parque Berrío para denunciar a Escobar y rechazar públicamente el apoyo del Movimiento de Renovación Liberal. Pablo Escobar observa el mitin desde un apartamento, convencido de recibir el apoyo de Galán. Está emocionado. Pero se vuelve un animal salvaje cuando recibe la excomunión pública de Luis Carlos Galán. No le tembló el pulso al candidato liberal a la hora de trazar un límite ético claro. Eligió la ruptura en lugar de la continuidad. Hoy, uno esperaría que los candidatos presidenciales que lleguen a Medellín tengan la misma claridad y el coraje que Luis Carlos Galán tuvo exactamente hace cuarenta años. Siempre y cuando quieran realmente representar la renovación 

.

Operation Underground Railroad Estados Unidos