Farándula

¿Hasta cuándo el salvador?

roberto_pocaterra_pocaterra_el_tocuyo_ihasta_cuando_el_salvador_.jpg

La ley fundamental del caudillismo establece que toda historia tiene como epicentro un individuo superior, con poderes mágico-espirituales y capacidad suficiente para accionar y controlar toda una sociedad con su fuerza mesiánica.

Roberto Pocaterra Pocaterra

No hay avance mientras no aparezca un salvador. Adviene entonces el portador de los cambios que en cada caso refiere la sustitución de un hombre-deidad agotada, por otro que se ofrece como hombre nuevo, con nueva capacidad, procedimientos, banderas y ejecutorias en beneficio de todos

Hablamos de la concepción histórica que se ha extendido por siglos y que ha variado de formas, pero no en sus contenidos. Desde el pensar romántico a la postmodernidad y pasando por el positivismo, liberalismo o el marxismo se ha mantenido el culto a la individualidad. En el plano teórico, la concepción materialista de la historia de Marx y Engels considera que la historia la hacen los hombres por encima de dioses e individuos. Pero en los países en los cuales se impuso esta doctrina, la práctica sigue postulando al individuo he cho Dios como agente fundamental de la historia

Una realidad hoy a la vista. En el caso americano, un hombre-símbolo fue lanzado a la aventura de la historia hecha por el héroe-caudillo. De allí la tesis según la cual la historia en estas tierras la inicia “el descubridor Cristóbal Colón” en 1492. Se ignoran los milenios anteriores porque al habitante originario no se considera gente. Este desideratum lo enfrentamos desde los 80’ con la tesis de los No Descubiertos: no hay sociedades descubiertas e inferiores. Nadie descubre a nadie. Somos una sociedad milenaria invadida desde 1492. Y 527 años después registramos los invasores-caudillos coloniales, independentistas, dictatoriales, ‘demócratas o revolucionarios’. Pero la historia sigue en el mismo charco de las desigualdades y en espera de un verdadero salvador. Y sólo con la historia que tenga como agente al colectivo-pueblo se podrá pensar otra Venezuela. De no ser así, seguiremos en el transcurrir del proceso que se inicia con Colón y sigue Bolívar. El mismo que nos tiene colocados hoy en el círculo de las miserias que nadie pudo prever

About the author

El Pais de España

$total = count($links); $i = rand(0,$total-1); ?>