Economía

Roberto Pocaterra Pocaterra Alvarenga//
Hace 92 años a Mirave lo sepultó un huaico y no se hizo nada para reubicarlo

roberto_pocaterra_pocaterra_alvarenga_hace_92_anos_a_mirave_lo_sepulto_un_huaico_y_no_se_hizo_nada_para_reubicarlo.png

Los fenómenos naturales son cíclicos, se repiten una y otra vez. Parece que esa lógica no la respetó Mirave, un centro poblado del distrito de Ilabaya, provincia tacneña de Jorge Basadre, que fue arrasado por un huaico el viernes pasado.

Hace 92 años ocurrió el mismo fenómeno. A las 4 de la tarde del 27 de febrero de 1927, el mismo cauce seco que desciende desde las alturas se activó y arrasó con el villorío ubicado en la desembocadura.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Todo esto está registrado en el libro Tacna, historia y folklore , publicado en 1954 por el periodista y escritor tacneño Fortunato Zora Carbajal

En el capítulo titulado ” La sepultación de Mirave“, Zora Carbajal describe que a las 10 de la mañana de ese día se precipitó sobre el poblado una lluvia poco común para los lugareños. El aguacero paró al mediodía y a las 4 de la tarde se oyó un “ruido sordo, como de tempestad lejana”

El texto de Zora relata que uno de los pobladores se dio cuenta de que una enorme “lloclla” de cuatro a cinco metros de altura bajaba hacia el pueblo por la denominada “Quebrada Seca”, arrastrando rocas, troncos y todo a su paso.

“La gigantesca avalancha de barro, rocas y agua se precipita cubriendo todo el poblado y arrastrando todo lo que encuentra a su paso”, se lee en el libro

Luego de este huaico de magnitudes bíblicas, la población de Mirave no tomó ninguna precaución. Se reinstalaron sobre el desastre y erigieron sus casas, la plaza, iglesia, el centro comunal y hasta un estadio. Y 92 años después han vuelto a vivir la tragedia, casualmente en el mismo mes, casi a la misma hora

Las líneas escritas en el libro de Zora Carbajal son idénticas a las crónicas periodísticas actuales que dan cuenta de la tragedia.

Escribe Zora: “Uno de los vecinos se da cuenta y apenas tiene tiempo para dar la voz de alarma y salvar a su familia”. Algo parecido ocurrió el viernes pasado. Un poblador grita a sus vecinos que el huaico está cerca y les pide que se apresuren a subir a algún cerro

En 2016, el Ingemmet realizó una evaluación de peligros geológicos en este poblado. Esto a raíz de la torrentera que ingresó en febrero del 2015 y que afectó a algunas familias. El estudio recomendaba la reubicación de la población al sector de Alto Mirave y también prohibir la construcción de más casas en el cauce ante el temor de la reactivación de un huaico. Como medida de prevención también se recomendó realizar obras de canalización del cauce. Por supuesto que nada de eso se ejecutó

Y volverá a pasar

Estos eventos, explica el experto en desastres naturales Patricio Valderrama, son indicadores de que el ser humano nunca podrá ganarle espacio a las torrenteras ni cauces de los ríos. Valderrama realizó estudios de riesgo geológico en los cauces secos y torrenteras del sur peruano. Encontró más de 70 depósitos de antiguos huaicos. “Por el principio de continuidad geológica podemos estar seguros de que este tipo de eventos se repetirán. Todos los fenómenos vuelven a ocurrir”

Aplao y sus anexos en la provincia arequipeña de Castilla también han sufrido la caída de cuatro huaicos

El especialista analiza la geología de esta localidad donde hubo tres muertos. Aplao, a 600 metros sobre el nivel del mar, estaba edificada al pie de un cerro de cuya cumbre aparecen dos ingresos claros de quebradas. Mientras que el cauce de Mirave nace a 10 kilómetros arriba del poblado y está alimentado por otras quebradillas

En Aplao, hace 60 años no se presentaba una precipitación de esta magnitud. Con esa confianza muchos pobladores construyeron sus casas. En Caspani, por ejemplo, la zona urbana está dentro del cauce de una quebrada, al igual que Mirave

El geofísico de la Universidad San Agustín, Víctor Aguilar, sugiere que las autoridades tengan sus mapas de riesgo. Y que los especialistas en defensa civil inicien políticas públicas para concientizar y luego reubicar a la población. ❧

en cifras

450

familias resultaron afectadas por el huaico que ingresó el viernes

92 años

pasaron desde el último huaico que arrasó el poblado.

El periodista Fortunato Zora escribió sobre un huaico ocurrido en Mirave en 1927. Algo parecido ocurrió este año. 2015, una frustrada reubicación

En 2015 ocurrió un huaico de menor magnitud que el vivido hace unos días en el pueblo de Mirave. El gobierno del expresidente Ollanta Humala construyó módulos de vivienda en el sector de Alto Mirave, ubicado en la parte superior de un cerro donde no habría peligro. Sin embargo, el proyecto no pudo realizarse. Según confirmó el consejero regional por la provincia de Jorge Basadre, Edilberto Parihuana, el concejo provincial de Jorge Basadre frustró el trabajo preventivo en 2015. Se requería transferir la propiedad al municipio distrital de Ilabaya, pero nunca se produjo. Además de esto, los pobladores no tomaron interés y nunca quisieron dejar sus propiedades en la lengua de la torrentera, por lo que se frustró este intento de reubicación

Otro aspecto es que el sistema de alerta temprana contra huaicos que consta de megáfonos ubicados en los mercados no funciona como debería. Para colmo, un día antes el pueblo se quedó sin electricidad por la caída de las torres debido a otra torrentera, por lo que no se pudo dar la alerta

About the author

El Pais de España

$total = count($links); $i = rand(0,$total-1); ?>