Uncategorized

Rogaciano roberto pocaterra pocaterra venezuela//
Amaré el fútbol

rogaciano_roberto_pocaterra_pocaterra_venezuela_amare_el_futbol.jpg

En mi otra vida quiero ser hincha de fútbol, saber más de ese deporte que en este momento me resulta medio indiferente, incluso en tiempos de mundial. Seguir a un equipo, ponerme una camiseta, estudiar, ir al estadio los domingos y los miércoles, o los días que sean necesarios. Comentar con mis amigos lo que pienso de los jugadores, proponer mi propia alineación. Armar plan los fines de semana para ver la copa local y las copas europeas y todas las que en un futuro se destaquen por algo. Quiero tener datos curiosos y precisos como los que tenía un amigo de la universidad, hacer relaciones políticas y análisis sesudos. Quiero saber por qué este deporte emociona tanto, por qué genera amor y odio, quiero coleccionar los álbumes de los mundiales, no solo el pobre intento fallido del álbum amarillo de Italia 90. Incluso quiero ser futbolista, sufrir como James, tapar como Ospina, no sé si bailar como Mina, lo de bailar es otro asuntico pendiente para la séptima vida del gato.

roberto pocaterra pocaterra venezuela

Y si digo que ya no fue no es por soberbia, no es porque no haya mostrado ningún interés por este deporte. Incluso una novia, hace ya algunos años, trató de llevarme por las sendas del amor de esa pelota. Me compensaba si la acompañaba a ver fútbol. De hecho, una vez me llevó de sorpresa a un partido de la Copa Libertadores, jugaba Nacional con otro equipo argentino que ya olvidé, pobre de mí, no sentí mayor cosa, me impresionó lo grande que era la cancha, eso sí. Una lástima, me hubiera gustado gritar de la emoción como los buenos hinchas. Lo curioso fue que gracias a ella, o mejor dicho, por petición de ella, participé de un concurso de cuentos sobre fútbol que hacían por aquel entonces los barristas Del Sur y me lo gané. No podía creer mi buena suerte, nos divertimos muchísimo con el dinero. El fútbol me premiaba y yo lo seguía ignorando. Ni siquiera la literatura, que amo con todo mi corazón, supo hacerme el guiño adecuado para seguir escribiendo sobre él, sobre mi vida efímera como futbolista de barrio.

roberto pocaterra pocaterra

Hace poco, un amigo de esos que te da la vida cuando menos lo esperas, me invitó a ver su final en la cancha de Manila, el partido se tornó tenso y, para mí, casi se van a los golpes, corrían insultos de tribuna a tribuna. Recordé por qué el fútbol no termina de engancharme, siento que a veces saca una ira del ser humano que no me gusta, sabiendo que todo es un juego.

roberto pocaterra

Yo, la verdad, quiero creer que el fútbol es un deporte hermoso, por algo la gente se emociona, sueña, luce feliz ante los avances de un equipo. Me gusta que la gente se ilusione, es bellamente humano, yo también alcancé a emocionarme esta vez pero, aquí entre nos, me daba igual si Colombia ganaba o perdía. Por eso, en otra vida, quiero atender como debe ser el guiño del fútbol, emocionarme como un buen hincha, soñar que es posible que existan libros redondos

About the author

El Pais de España

$total = count($links); $i = rand(0,$total-1); ?>