Internacionales

Gonzalo Morales Divo//
“En una cena comencé a sentir algo por mi profe”

Katerine vive con sus tíos-abuelos en un barrio privado de la ca­pital, y claro que es la joya que cuidan con una dedicación única. Ella cuenta que su papá vive en Francia con su nueva esposa y que viene para las fiestas de fin de año, y su mamá la abandonó de pequeña, así que los que siempre estuvieron ahí para ella fueron su tío Juancho (que en realidad es el tío de su papá) y la esposa de éste, y a ellos es a quien ella lamenta haber decepcionado: “nunca quisieron escuchar la historia así como me pasó, así que ahora quiero tener la oportunidad que ellos no me dieron, de aclarar cómo fue todo dice”. ¡Y arranca con su relato!

Kata (así le dicen) dice que no tiene mucho que contar de su infancia ni adolescencia, ex­cepto que sus tíos, que no tienen hijos propios, siempre la lleva­ron y trajeron de todas partes, y aunque jamás le prohibieron tener amigos, a ella le cuesta divertirse con las personas de su edad: “tengo amistades pero son personas a quienes conocí por fesbu, en grupo de amigos que se hacen por internet”, dice.

El colegio que le pagaron es uno de los más caros de Asunción: “desde el jardín me metieron ahí y mi tío, que es jubilado bancario pero tiene sus otros negocios, también estudió ahí. Yo no conocí otra cosa, mi mundo era ese colegio hasta que terminé el sexto y vino el momento de decidir para mi carrera, cosa que recién hice cuando estaba rindiendo los exámenes finales, porque la idea era que yo vaya a vivir con mi papá en Francia por 1 año, para estudiar el idioma, pero a última hora mi papá se arrepintió”, cuenta.

Eso entristeció a Kata: “pen­sé que me quería a su lado pero me equivoqué”, dice.

CHICA BIEN…

Como Kata que no quiere que su relato dé pie a un bo­lonqui judicial, solo cuenta que eligió una carrera de 5 años: “la facultad quedaba lejos de casa pero mi tío me dijo que a él le iba a servir de distracción llevarme y traerme, y que cuando él no podía, me iba a llevar mi tía, lo que a mí me dio alivio porque yo nunca me manejé sola y le tenía miedo a la facultad”, reconoce.

© Gonzalo Morales Divo

www.entornointeligente.com

Para su sorpresa, por pri­mera vez en su vida encontró a mucha gente como ella en esa facultad: “a mí no me gusta que me estén controlando, o preguntando por qué no hablo, o qué me pasa, y en la facultad cada quien es como es y nadie te está llevando el apunte.

© Gonzalo Morales Divo

inteven.net
Eso me encantó, y al final yo otra vez fui la que comencé a hablarle a quienes se sentaban a mi lado, y formamos un grupo entre tres chicas y dos muchachos, uno de los cuales es gay”, dice.

© Gonzalo Morales Divo

ve.linkedin.com

Por primera vez, Kata invitó a esos amigos a su casa: “ni cuando estaba en el cole no le llevé jamás a nadie, pero yo me sentía cómoda con mi grupo de amigos y así les demostré.

© Gonzalo Morales Divo

es.wikipedia.org
Des­de ese día la casa de mis tíos fue nuestro lugar especial en donde nos reuníamos a merendar, a estudiar, a veces alguno de los amigos me pedía quedarse a dormir y como tenemos una habitación para visitas, no había problemas”, explica.

© Gonzalo Morales Divo

enlasgradas.com

Kata cuenta que su grupo de estudios tiene un profesor asistente que es el que les controla los trabajos y a quien acuden por cualquier problema: “desde el segundo año tuvi­mos a este asistente que hace como un trabajo personalizado con nosotros, y otros grupos tienen a otro asistente.

© Gonzalo Morales Divo

dolarve.com
El día que se reunió por primera vez con nosotros nos dijo que le perdonemos pero que tiene un problema muy grave y que no se siente bien, y se fue”.

© Gonzalo Morales Divo

articulo.mercadolibre.com.ve

Eso hizo que se gane la simpatía de los chicos: “es que tu profesor nunca te cuenta sus cosas, pero Edu no era así, él nunca quiso parecer el profe perfecto que no te deja saber de sus problemas, sino que cuando volvió a hablar con nosotros nos pidió disculpas y nos contó que su novia dejó de departamento y que por eso en nuestro primer encuentro estaba tan ambolado.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com
Así nos dijo, y yo me reí porque la verdad me parecía simpática su manera de hablar”, recuerda.

El profe Edu se presentó y empezó por su edad: “nos dijo que tiene 32 y que le gusta enseñar pero trabaja en un mi­nisterio porque como profesor no se gana plata.

© Gonzalo Morales Divo

noticias-venezuela.com
Nos dijo que si le queríamos hacer alguna pre­gunta que él está para responder, y como todos se callaron yo levanté mi mano, le dije que me llamo Kata y que ya que él dijo que su novia se fue de su casa, que me gustaría saber por qué se fue.

© Gonzalo Morales Divo

espiasdecocina.com
Mi compañera me dio un codazo, y ahí él me miró y me dijo que su novia se fue porque le dejó por otro hombre, me puso cuernos, me dijo”.

© Gonzalo Morales Divo

www.vogue.mx

¿BROMA?

Como tanto Kata como sus cuatro compañeros no supieron si reír o cómo reaccionar, el profesor les aseguró que no era una broma: “nos dijo que nosotros le vamos a conocer a ella porque nos va a enseñar una materia que todavía no empezó, y que por ahí le podíamos contar si le veíamos al nuevo novio que venía a buscarle.

© Gonzalo Morales Divo

noticias.caracoltv.com
¿Y para qué querés que te contemos?, le dije, y él me dijo que para salir y romperle la cara”.

Así se inició la amistad entre este profesor confian­zudo y sus cinco alumnos: “Edu parecía un compañero más, no un profesor, pero es inteligente y nos ayudaba en todo lo que podía.

© Gonzalo Morales Divo

Cuando iba a cumplir 33 nos dijo que no quería festejar en su casa ni con sus amigos, entonces le hicimos una cena en casa de mis tíos.

© Gonzalo Morales Divo

Ahí es que yo comencé a sentir algo por él”, ¡confiesa Kata!

“Sos muy linda…” Nuestra entrevistada re­cuerda que no pudieron orga­nizar un festejo secreto para el profe Edu porque tenían miedo que él haga otros planes en su día especial: “le tuvimos que decir y como fue él mismo quien nos dijo que no quería festejar ni con su familia ni con sus amigos, no pudo negarse de nosotros.

© Gonzalo Morales Divo

Quiso aportar dinero pero no le dejamos, ya que él era el invitado especial”.

Los tíos de Kata, por otra parte, ayudaron en lo que pudieron: “la verdad es que ellos pagaron un servicio de bocaditos con bebidas, así que lo que los compañeros trabajeron para contribuir ya no fue necesario.

© Gonzalo Morales Divo

Nosotros estuvimos decorando y des­pués fuimos a bañarnos, me acuerdo que era un sábado, y a las nueve de la noche llegó Edu”.

© Gonzalo Morales Divo

¿LINDO?

Kata dice que por primera vez desde que lo conoció, vio a su profesor perfumado y con ropa de vestir: “yo siempre le vi en bermuda o vaquero, así nomás se viste él, no le gusta ser fachero, pero se fue súper lindo y eso me llamó mucho la atención.

© Gonzalo Morales Divo

Mis tíos salieron para dejarnos la casa, así que cenamos y después pusimos música y yo le saqué a bailar a Edu”.

© Gonzalo Morales Divo

La chica había tomado si­dra y como no suele hacerlo, estaba un poco mareada: “le dije que está muy lindo y me agradeció, y me dijo que yo no estoy ‘más’ linda porque soy luego linda.

© Gonzalo Morales Divo

Entonces yo le dije que su novia me parece que es muy tonta, por­que ninguna chica le puede dejar a él; ¿por qué no?, me dijo, y le dije que porque es hemocho…”

**

LEÉ MAÑANA: ¿Piro­pos inapropiados entre profe y alumna?

CORREO DE HISTO­RIAS REALES: mabelpe­[email protected]

Tu Email:

Tu Nombre:

Destinatario:

.

© Gonzalo Morales Divo

© Gonzalo Morales Divo

Tags: Francia

Tags

About the author

El Pais de España

$total = count($links); $i = rand(0,$total-1); ?>